wuivre la historia interminable

Wuivre

El Wuivre es un símbolo celta que se representa mediante dos serpientes entrelazadas que se muerden mutuamente la cola. Esta habitual representación proviene de la mitología cósmica celta, en la que los wuivre eran unas serpientes que se arrastraban por el interior de la tierra entrecruzándose en algunos puntos, que resultaban en concentraciones de energía que los convertían en puntos sagrados. Además, esta energía podía salir por determinados lugares a la superficie para contactar con otras que proceden del exterior, y los antiguos pueblos celtas conocían dichos lugares, por lo que decidieron construir santuarios en ellos mediante monumentos megalíticos.

Significado y origen

Wuivre celta
El wuivre celta es un símbolo guardián de todos los secretos escondidos en la Tierra.

Su significado se asocia con la fuerza y con todas las características del elemento tierra, y por ello, si no se desea que pierda su poder, nunca debe entrar en contacto con el agua. El símbolo representa lo desconocido y actúa como guardián de todos los Tesoros ocultos en la Tierra, así como proporciona protección, amor, sabiduría y poder a aquel que lo porte.

Casi todas las civilizaciones antiguas han utilizado a las serpientes como animales cargados de una simbología poderosa, por lo que no es de extrañar que los celtas también lo hicieran. Sin embargo, en el país de origen de este símbolo, la Irlanda pre-cristiana, no existían tales animales, por lo que es fácil preguntarse de donde proviene su utilización. Esto se explica analizando históricamente el origen del pueblo celta, pues surgió en Centroeuropa y allí si que existía dicho reptil. Se cree que la simbología de la serpiente proviene del ser mitológico que se deriva de ella, el dragón, un símbolo de sabiduría y fuerza que ha estado presente en numerosas culturas (en especial en las orientales), algo que concuerda con el significado que le otorgaron los celtas al Wuivre.

El wuivre en la cultura celta

Para los druidas celtas, la serpiente o el dragón era un dios sagrado de los bosques que tenía poder sobre los elementos tierra, aire y agua, y su fuerza podía ser empleada por los druidas más capaces. De hecho, era habitual que la misma palabra celta utilizada para referirse a la serpiente, “Neidr” o “Naer un”, fuese la que utilizaban los druidas para autodenominarse como los líderes y los más poderosos de una comunidad.

Este amuleto celta con dos serpientes entrelazadas entre sí era ampliamente utilizado por los celtas para representar la dualidad de la vida, los aspectos más convulsos y contradictorios de la naturaleza y de las leyes que rigen el mundo. Por ello, no solo tenía un significado práctico como amuleto, sino que también era una alegoría al funcionamiento de la vida y de la necesidad de los opuestos para un correcto equilibrio de las fuerzas de la naturaleza, pues no existiría el bien sin el mal, ni el dolor sin la alegría. Todo esto nos recuerda al famoso símbolo del Yin y el Yang, por lo que bien podría ser una derivación de este en el que, en lugar de representar los opuestos mediante los colores blanco y negro, se emplean dos serpientes diferentes que se alimentan la una de la otra en un ciclo infinito.

Por su forma y significado se puede asociar con el nudo perenne y con el árbol de la vida, pues en ambos casos la cultura celta habla de una intrincada conexión entre los opuestos, las fuerzas que rigen el mundo y le otorgan una estabilidad que hace posible la existencia de la vida.

Dualidad del mundo símbolo celta
Las dos serpientes entrelazadas del símbolo celta representan la dualidad del mundo y la lucha de opuestos

También se han encontrado numerosos yacimientos arqueológicos que muestran serpientes que salen de fuentes con formas de vaginas, por lo que varios expertos consideran que se trata de un símbolo fálico (solo hace falta pensar en la forma del animal para encontrar la similitud). Esto podría indicar que también se utilizaba como icono y amuleto de fertilidad y prosperidad, algo que también se encuentra estrechamente relacionado con las cualidades del elemento tierra que hemos comentado.

Apariciones en el cine y en literatura

El Wuivre ha sido utilizado también en el cine, y en especial se conoce bajo el nombre de Áuryn, el símbolo que representa un portal a Fantasía en La Historia Interminable, el libro de Michael Ende que fue adaptado a cine. Y es precisamente este simbolismo el que ha hecho que su misticismo crezca en la actualidad: simboliza un portal entre dos mundos, una vía de escape a un mundo mágico y lleno de posibilidades impensables en nuestro día a día; en definitiva, es el símbolo que representa la posibilidad de evadirnos por un momento de la realidad, un reflejo alternativo de esta.

Deja un comentario