cruz celta tatuaje

Cruz celta

Origen de la cruz celta

La cruz celta es uno de los símbolos celtas más comunes y conocidos y tiene una gran importancia cultural y religiosa significativa. Se trata de un petroglifo originario de los antiguos pueblos celtas de Gran Bretaña, Irlanda y Francia. Existen muchas teorías para explicar su origen, pero debido a que la tradición celta se transmitía únicamente de forma oral, es imposible confirmar ninguna.

Por su semejanza con la cruz cristiana latina es ampliamente utilizada por los creyentes de esta religión, pero su historia se origina mucho antes de que el cristianismo existiese, teniendo un significado basado en sus cuatro brazos, que se pueden interpretar como los cuatro elementos (aire, agua, tierra y fuego) o como las cuatro direcciones cardinales (norte, sur, este y oeste). La unión del significado de cuatro elementos en un mismo símbolo es algo recurrente en la cultura celta, pues se encuentra también en otros símbolos como el triskel y la triqueta (cuando están inscritos en un círculo) o la cruz solar.

cruz solar significado
Se cree que la cruz celta podría derivar de la cruz solar o rueda solar.

Una de las teorías más corroboradas la consideran como una derivación avanzada de la rueda solar, que tenía gran importancia por su poder protector contra la brujería. En las sociedades celtas más antiguas, los círculos eran utilizados para representar la luna, mientras que la cruz simboliza el sol, por lo que es probable que esta cruz haga referencia a un sol pagano como principio masculino y a la luna como principio femenino. En Europa, la cultura celta usaba las cruces hasta en sus monedas siglos antes del cristianismo, y ahora se la considera un símbolo del Neolítico (ocho siglos antes de Cristo).

En España se repite una y otra vez en las culturas de origen céltico, pero con ligeras variantes, como acompañada de la cruz de tres brazos o trisquel (representando el amor, la luz y la sabiduría), y eran muy comunes el lábaro romano en Galicia, Asturias y Cantabria y el lauburu en el País Vasco.

Significado de la cruz celta

Para los Celtas la cruz tiene la misma asociación simbólica del Árbol de la Vida, pues hace referencia a la energía de los cuatro elementos, que se unen gracias círculo, que los entrelaza y conecta entre sí, haciendo de puente de unión entre las energías divinas y el hombre. Asimismo, era el símbolo de las cuatro fiestas de estación que marcaban el año celta:

  • El Imbolc, el primero de febrero, que celebra el despertar de la naturaleza y la fertilidad de la tierra, pidiendo éxito en los proyectos futuros.
  • El Beltane, el primero de mayo, cuando se despierta la virilidad de los dioses y se pedía por la fertilidad del ganado.
  • El Lughnasadh, el primero de agosto, que celebra el inicio de las festividades de cosecha, recolecta de frutos y bendición de rebaños.
  • El Samhain, el último día de octubre, cuando se celebra la última festividad y la última cosecha del año, así como el fin del ciclo de la rueda celta.
Cruz celta cristiana
Derivación cristiana de la cruz celta con las Scriptures crosses grabadas.

Por ello, las cruces realizadas para dichos eventos se adornaban con dibujos, trenzados y figuras típicas del arte celta. En las más tempranas los grabados que se realizaban se limitaban a los entrelazados y diseños geométricos propios del arte nativo de las islas británicas, pero a partir de los siglos IX y X aparecen en representaciones figurativas de escenas bíblicas. Estas cruces son llamadas Scriptures crosses y su complejidad es tan abrumadora que se las ha llegado a definir como “sermones en piedra”. Los adornos o nudos de su interior simbolizan el infinito, la vida eterna. También se liga cada una de las direcciones que marca la cruz con la deidad que en ellas habita, de forma que nos encontramos:

  • En el Este se encuentra el dios Lugh, relacionado con el aire y que otorgaba protección con su lanza.
  • En el Sur está la diosa Nuada, relacionado con el fuego y cuya espada le hacía defensor de las emociones.
  • En el Oeste vive el dios Dagda, relacionado con el agua, quien protegía y controlaba la mente y pensamiento.
  • En el Norte se encuentra la sede de la Piedra del Destino L’a Fáil, la Piedra de Tara, ligada a la tierra y donde solo los legítimos reyes son coronados y aprobados por los dioses druidas.

La Leyenda de Bran “El Bendito”, un colosal dios pagano que ordenó cortar su propia cabeza una vez muerto para poder proteger y vigilar los confines de la Celtia, podría ser otro posible origen mitológico de este símbolo, pues este ser era representado con una equis dentro de un círculo.

cruz celta significado
Cada uno de los extremos de la cruz celta está asociada a un punto cardinal y a un Dios celta

La cruz celta en el cristianismo

En la tradición popular irlandesa se cuenta que San Patricio, en el siglo V, creó el símbolo para convertir druidas paganos durante el periodo de cristianización ya que, al darse cuenta de la importancia que tenía el sol y el poder de vida para los paganos, decidió combinar la cruz cristiana con el círculo celta de la eternidad para adoptarlo como símbolo del Cristianismo Celta. A partir de entonces, la cruz fue rediseñada para darle un aspecto más cristiano, de modo que se alargó el brazo inferior para asemejarla a la cruz cristiana latina. Sin embargo, se sabe que la cruz celta es previa a cristianismo porque se han encontrado muchas lápidas precristianas hechas con cruces celtas en diferentes partes de Gran Bretaña y, antes del periodo histórico en el que Roma era gobernada por Constantino, el símbolo cristiano por excelencia era el pez.

cruz cristiana san patricio
La cruz cristiana podría ser una fusión hecha por San Patricio entre la cruz cristiana latina y la celta.

Aunque muchas de las cruces erigidas durante la época celta todavía están en buen estado, hay tres en concreto que han adquirido una gran fama en todo el mundo:

  • La Cruz de las Escrituras, situada en el monasterio de Conmacnoise. Se trata de una preciosa cruz de unos 4 metros de altura y hecha en un solo bloque de arenisca cuyas inscripciones todavía se pueden leer a día de hoy. Estas transmiten rezos e invocaciones dirigidas al Rey de Orlanda y a Colmán, el autor de la cruz y artífice, junto al rey, de la construcción del monasterio y de la catedral. La cruz es uno de los mejores ejemplos conservados de las primeras manifestaciones cristianas en Irlanda, que se combinaba con las primitivas formas de arte celta. Está tallada por los cuatro costados con mediorrelieves dispuestos en cuadrículas. La cara Este de la cruz, la principal, muestra a Cristo en majestad durante el juicio final, y a sus lados un séquito de personas que representan a los condenados, los bienaventurados, y la primera cuadrícula representa a Jesús entregando las llaves a San Pedro y San Pablo. La cara Oeste es dedicada al tema de la Pasión de Cristo: la crucifixión, los soldados repartiéndose las ropas de Jesús, la Flagelación y el Entierro. La cara Norte representa la vida de San Pablo Ermitaño y San Antonio, completándose las cuadrículas con representaciones animales de los antiguos bestiarios. Por la cara Sur representa escenas cinegéticas que se combinan con la vida de David. De esta forma parece que la iconografía de la cruz es un recorrido que pasa por las escenas del Antiguo Testamento hasta El Juicio Final.
  • La Market Cross del monasterio de Kells, ubicada en Cornualles, formando parte del complejo monástico fortificado construido en 1193, siendo la única del complejo que además de los motivos religiosos cristianos, tiene simbología celta grabada, siendo una posible prueba de que podía tratarse de una especie de intento de unificación entre ambas religiones.
  • La Cruz de la County Meath, reproducida también en la bandera del Condado debido a que allí está la Colina Real de Tara, sede del High King of Ireland.
cementerios tenebrosos
Cementerio de un pequeño pueblo irlandés en el que se encuentran tanto cruces cristianas como celtas.

Simbolismo de la Cruz celta

La cultura de la Cruz celta como símbolo de identidad irlandesa siempre ha estado muy presente, tanto que durante la emigración europea y, en concreto, la Gran Hambruna que obligó a los irlandeses a emigrar a América o Australia en busca de una vida mejor, la cruz celta tatuada en el cuerpo representó un símbolo de pertenencia e identidad para aquellos que se encontraban lejos de su hogar pero que no querían olvidar sus orígenes. Fruto del cruce de todos estos elementos, energías y divinidades en un mismo símbolo se crea una conexión entre el mundo espiritual y el hombre de gran importancia, y este pasa a ser utilizado como un símbolo dotado de mucho poder, misterio y magia. Antiguamente se utilizaba como símbolo de protección ante el enemigo, y con ella se trataba de proteger a los vacunos de los espíritus malignos y era pintado con alquitrán contra los vampiros y fantasmas. Por ello, aunque actualmente las inquietudes del mundo moderno hayan variado, portar la Cruz Celta como amuleto puede brindarte ayuda y protección en camino que decidas recorrer en tu vida.

Deja un comentario