dagda dios celta arpa caldero mazo

Dagda, el Padre Universal

Dagda: dios celta de la Tierra y Padre Universal

Dagda es el dios principal de la mitología celta irlandesa, y su nombre significa literalmente “el Buen Dios”, refiriéndose a un dios capaz y certero, aunque no necesariamente bondadoso. Es representado como un ser de colosal poder, señor del entendimiento y tremendamente fecundo, lo que ha hecho que sea conocido también como “Eochu Ollnthir”, que significa “Padre Universal”. Es hijo de Dana, la primigenia diosa de la vida que da nombre a los Tuatha Dé Danann, por lo que este también será un dios de luz y vida.

Las representaciones de este dios llaman la atención, pues siempre consistían en una figura bastante ridícula y grotesca, gordo y con una túnica corta, pero, sin embargo, fue el dios más célebre y poderoso de los Tuatha Dé Danann, un grupo de dioses irlandeses muy importante en la mitología celta. Durante mucho tiempo fue su jefe y sobre su magistral poder existen numerosos relatos. Uno de ellos cuenta que un día los Tuatha Dé Danann destruyeron el trigo y la leche de los Milesios, por lo que estos se vieron obligados a llegar a un acuerdo con Dagda para poder seguir cosechando trigo y obtener leche de sus vacas. Combatió por muchos años a los Fomorianos (época en la que, durante el Samhain, conocería a Morrigan), una raza mítica de demonios y seres deformes que fueron los primeros en poblar la tierra de Irlanda. A pesar de salir victorioso de todas las batallas de su vida, su pueblo fue derrotado por los hijos de Milesius, los Milesianos (que fueron los últimos habitantes de Irlanda y actuales predecesores de los irlandeses), y tuvieron que esconderse en el mundo subterráneo, donde el propio Dagda había construido palacios previamente.

Dios celta de la vida Dagda
Representación celta del dios Dagda

Se trata del primer Druida que ha existido, siendo el señor de los elementos y la adivinación, maestro en la música y las artes, y un excelente guerrero, por lo que es el más venerado por estos y su símbolo es el triskel (el símbolo celta que tan solo los druidas pueden llevar). Sin embargo, la leyenda de este dios primigenio ha ido cayendo en el olvido y ahora tan solo es contada en mitos y leyendas de la mitología irlandesa, puesto que al ser vencido por el pueblo cristiano (los milesianos) fue apartado gradualmente de su ideario cultural en beneficio de los dioses cristianos. Por ello, tan solo poemas como el Libro de Leinster o escritos como el ciclo de Ulster hacen que tanto Dagda como otros héroes y dioses de la mitología celta, como Cú Chulainn, no caigan en el olvido.  

Además del colosal poder que el dios celta poseía, también destacaba por tres de sus más preciadas posesiones: su maza, un arpa mágica y el caldero de la abundancia.

La maza de Dagda

Las historias representan al dios Dagda como una figura de enorme poder que iba armado con una gigante maza mágica cuyo extremo podía matar a nueve hombres de un solo golpe, haciendo crujir sus huesos como guijarros bajo los cascos de un caballo, mientras que el mango tenía el don de poder devolver la vida a los muertos.

Uaithne, el arpa mágica de Dagda

Su arpa era llamada Uaithne, aunque habitualmente se la conocía como “el roble de dos florecimientos” o “armonía de cuatro ángulos” (Coir-cethar-chuir). Se trata de un instrumento solar fabricado con roble (el árbol sagrado celta) y oro que era capaz tanto de controlar las estaciones como los estados de ánimo de aquellos que la escuchasen en función de los acordes que el dios tocase. Las melodías que podía generar eran tres:

arpa mágica dios celta
Uaithne, el arpa mágica de dagda, podía generar tres estados de ánimo con sus acordes.
  • Goltraiges: el acorde del llanto, con el que era capaz de producir una tremenda tristeza incontenible que acababa en un sordo llanto.
  • Gentraiges: el acorde de la risa, con la que podía hacer reír a carcajadas hasta al más serio y hosco del lugar.
  • Suantraiges: el acorde del sueño, con el que tan solo escuchar las primeras notas provocaba tal sopor que te mandaba a un profundo e inevitable sueño.

Undri, el caldero de la abundancia

Caldero de la abundancia dagda
El caldero de la abundancia podía saciar el hambre del mundo entero.

El caldero de Dagda, también llamado Undri o “el imperecedero”, constituía uno de los cuatro tesoros mágicos de los Tuatha Dé Danann junto con la lanza de Lugh, la piedra de Fal y la espada de Nuada. Era conocido como el caldero de la abundancia porque se dice que nadie podía salir de él sin alcanzar la plena satisfacción, y que con su inagotable capacidad podría saciar el hambre del mundo entero. Además, no solo cubría las necesidades de alimentación físicas, sino que también te saciaba espiritualmente, sintiéndote pleno en cuerpo y alma al salir de él.

A mismo tiempo es asociado con el poder de resurrección (el mismo poder que tiene con su maza) y, de hecho, según algunas leyendas es uno de los orígenes del Santo Grial, el recipiente usado por Jesucristo en la Última Cena.

Vida de Dagda

Al mismo tiempo, se trataba de un dios muy promiscuo con una insaciable sed sexual, por lo que tuvo numerosas relaciones tanto con diosas como con humanas. El más conocido de sus romances fue el de su historia con la diosa de la muerte y la destrucción, Morrigan. La conoció durante la festividad del Samhain y ella le convenció de que, a cambio de su afecto, le aseguraría la victoria en su batalla con los Fomorianos, logrando así la libertad de su pueblo.

dagda y morrigan
Dagda y Morrigan durante el Samhain.

Otro de sus más famosos amores fue la diosa Boann, que estaba casada con su hermano Elcmar. Para satisfacer su pasión por ella, Dagda decidió apartar a un lado a su hermano, mandándolo a visitar a su yerno Bres. De esta forma, el dios pudo detener el tiempo durante los nueve meses que los amantes pasaron juntos y, fruto de esta unión, nació Oengus (Angus), nombre que significa “fuerza única”. Cuando su hermano regresó, la presencia del nuevo niño no le angustió demasiado, al menos en apariencia, pero lo que no se sabe es si fue debido a que era sumamente comprensivo y tolerante o si, por el contrario, lo que sucedió es que tenía demasiado miedo a enfrentarse al afamado y poderoso Dagda.

Deja un comentario