Cú Chulainn

Cú Chulainn, el héroe celta

Cú Chulainn es el héroe más importante y conocido del ciclo de Ulster (la actual Irlanda del Norte), de la mitología irlandesa, del folklore escocés y de la Isla de Man. Era hijo del poderoso dios celta Lugh y de Dectera, la hermana del rey de Ulster. Sus hazañas y el recorrido de su vida han hecho que sea conocido también como el “Aquiles irlandés”, ya que la vida de ambos estuvo repleta de batallas, mujeres y leyendas y ambos murieron a una temprana edad.

El nacimiento de Setanta

La versión más conocida del nacimiento del famoso Cú Chulainn cuenta que Dectera es la hermana de Conchobar, el rey de Ulster, e hija del druida Cathbad y, en ella, Dectera desaparece de la capital de repente. Un día, cuando los hombres de Ulster emprenden una cacería tras una bandada de pájaros mágicos, una salvaje ventisca les sorprende y deben buscar refugio en la casa más cercana. El anfitrión que les da cobijo es el propio dios celta Lugh, y allí se encuentra la desaparecida Dectera, quien está a punto de dar a luz.

A la mañana siguiente, todos se aparecen en el montículo neolítico Brug na Bóinde, en Newgrange, y tanto la casa como el anfitrión han desaparecido. Cuando vuelven a casa, el embarazo de Dectera monta un escándalo en el reino porque estaba prometida a Sualtam mac Roy. Una de las noches previas a su parto, el dios Lugh se le aparece a Dectera y le dice que como fue su anfitrión introdujo en su seno a su hijo, al que deberá llamar Setanta.

Cuando nace, los nobles de Ulster valoran quién debe ser el padre adoptivo del bebé, y acaban decidiendo criarlo entre varios, que serían: el rey de Ulster, Conchobar; Sencha mac Ailella, que lo educara en el arte de la elocuencia y le enseñará a pensar; el rico Blaí Briugu, que le mantendrá y protegerá; el valeroso guerrero Fergus mac Roy, quien le protegerá y le enseñará a luchar por los más débiles; el poeta Amergin, quien le instruirá y enseñará todo lo necesario y su mujer, Finchoom, que le criará como su madre.

Cuando todavía tenía 6 años le pidió a su madre que le dejase unirse a los hombres que estaban al servicio del rey, a lo que evidentemente ella dijo que no, pues era demasiado joven. Sin embargo, el valeroso niño no esperó y salió corriendo de casa con su lanza y escudo de juguete, sin parar de entrenar para que cuando llegase el momento estuviera preparado. Cuando Setanta tuvo la edad suficiente, se dirigió a la corte del rey Conchobar para ser educado junto con el resto de hijos de nobles, y es en esta época cuando ocurrió el accidente que dio origen al apodo por el que se le conoce.

La historia del origen de su nombre

Setanta mata al perro de Culann
Setanta se ganó el apodo de “Cú Chulainn” matando al enorme perro guardián de Culann.

Un día, el herrero Culann invitó a Conchobar a un banquete que iba a celebrar en su casa, pero antes de ir el rey decidió ir a ver jugar hurling a los niños, y tras quedarse impresionado por la destreza del joven Setanta, decide invitarlo al banquete. Aunque el joven aceptó la propuesta, decidió ir cuando finalizase el partido, y como el rey se olvidó de avisar a Culann de que iba a venir más tarde el joven deportista, este dejó suelto a su enorme y feroz perro guardián, que cuando ve al joven acercarse a la casa lo ataca. Setanta consigue matarlo en defensa propia estrellándolo contra una piedra, y aunque el herrero entiende lo sucedido, se queda destrozado por la pérdida de su mascota. Entonces, el joven promete criar a un perro que pueda sustituirlo y, hasta que eso ocurra, él mismo será quien se encargue de la protección de su hogar. Por ello, el druida Cathbad decide que Setanta deberá ser llamado a partir de entonces como Cú Chulainn, que significa “el perro de Culann” en irlandés.

El advenimiento de la leyenda

Tras años entrenando y esforzándose por ser el mejor, por fin llegó el momento de recibir las armas de la madurez. Ese día, de camino a la ceremonia, se encontró con el druida Cathbad dando una clase a sus pupilos y profetizando que la persona que recibiese las armas ese día acabaría siendo el mayor héroe de la historia y sus gestas serían tan asombrosas que sus historias perdurarían por siempre, aunque su vida sería corta. Cúchulainn, fingiendo no haber escuchado nada, se dirigió a la corte para que Conchobar le entregase las armas, que fueron dos lanzas y un carro de guerra. Sin embargo, el atrevido joven rompió las lanzas con sus propias manos y destrozó el carro de una patada, y lo mismo sucedió con las siguientes que le dieron. Ante esta situación, el rey decidió ofrecerle sus propias lanzas, su espada y su carro, y como Cú Chulainn no pudo romperlos, los consideró dignos de ser sus armas.

Cú Chulainn héroe celta

El guerrero Cú chulainn

El aspecto mágico que adoptaba en batalla cuando se enfurecía de verdad era capaz de deformar por completo su cuerpo, transformándose en un ser deforme con aspecto de cíclope. De sus vértebras emanaban nudos como la cabeza de un bebe de un mes de tamaño, los nervios de la cabeza se alargaban hasta la nuca, uno de sus ojos se hundía en lo más profundo de su cráneo, su boca y mejillas se estiraban hacia atrás hasta dejar a la vista sus entrañas y sus extremidades se agitaban y deformaban hasta darse por completo la vuelta. De su cabeza se desprendía lo que se conoce como “Luz de Héroe”, un símbolo característico de aquellos seres humanos que son semidioses.

Aprendió el arte de la lucha en la isla de Alba, la actual Escocia, entrenado por fieras mujeres guerreras que también dominaban la magia. Al mismo tiempo que entrenaba sus habilidades como guerrero, también le entrenaron para que desarrollase sus destrezas en el ámbito sexual. Fue el único en todo Ulster que logró evadir la terrible enfermedad mágica que la diosa Macha había propagado, y en más de una ocasión se enfrentó a sin la ayuda de nadie a ejércitos completos de otros reinos enemigos.

Mientras desarrollaba sus habilidades como guerrero junto a las mujeres luchadoras de Alba, aprendió a utilizar la magia, y una de sus habilidades más poderosas era el secreto de Gail Bolga, la descarga del rayo. Fue gracias a esta poderosa arma que pudo matar a su antiguo discípulo Ferdeadh, quien acabó siendo su enemigo. Tras esto, como descanso decide irse a la Tierra de las Hadas, donde tiene lugar una historia de amor con la diosa Fand. Sin embargo, sabe que no puede permanecer eternamente allí, por lo que decide marcharse y cuando vuelve se ve envuelto en una batalla contra un ejército formado por todos sus enemigos encabezado por Maed y Lugaid, donde acaba siendo vencido.

Un héroe celta

Este héroe celta fue conocido como “El héroe de luz”, alguien que representa a la sociedad a la que pertenecía de un modo aspiracional y divino. Por ello, también pasó a ser considerado como una especie de dios solar celta y fue comparado con el dios griego Teseo, un gran luchador conocido por salvar al mundo de monstruos y fuerzas oscuras.

Cuchulain mitos y leyendas
Cú Chulainn fue el mayor héroe de la mitología celta y sus leyendas se han contado durante generaciones.

Por todos sus logros y las leyendas que se han contado sobre Cú Chulainn es considerado el mayor y más famoso héroe de la cultura y la mitología celta, por lo que su historia ha permanecido viva en la tradición popular de Irlanda, Escocia y la Isla de Man, siendo contada por los bardos en muchas de sus epopeyas y, más tarde, con la alfabetización de la sociedad celta, narrada en muchos de sus poemas e historias.

Cuchulainn, mitos y leyendas

Tantas fueron las batallas ganadas por este héroe celta que acabó sería imposible recopilarlas todas en un solo artículo, por lo que a continuación ofreceremos tan solo las historias más conocidas sobre este valeroso guerrero.

El entrenamiento de Scáthach y el rapto de Emer

Cú Chulainn era un joven muy atractivo que disfrutaba de la compañía de las mujeres (y estas de la suya), por lo que todos los demás hombres de Ulster tenían miedo de que pudiera robarles a sus hijas o mujeres. Esto fomentó la idea de que era necesario encontrarle una mujer conveniente para él, pero la única por la que el joven guerrero tenía interés era por Emer, la hija de Forgall Monach, quien se oponía a esta unión a pesar de que su hija también estaba enamorada de él. Para evitarlo, Monach decidió decirle que antes de casarse con su hija debía entrenarse con la famosa guerrera Scáthach, una guerrera de Alba (la actual Escocia) que era tan dura que estaba convencido que acabaría matándolo. Sin embargo, Cuchulainn pronto aprendió el arte de la guerra y el manejo de la que sería su arma estrella, la Gáe Bulg, una lanza que se lanzaba con el pie.

Durante la estancia en Alba, Scáthach empezó un combate contra Aife, su hermana gemela y eterna rival. Como no quería que su hermana matase a su aprendiz, decidió darle un somnífero muy potente para que Cuchulainn quedase profundamente dormido durante toda la batalla, pero este era tan fuerte que tan solo le durmió durante una hora. Cuando se despertó entro e la batalla y luchó contra Aife en una encarnada batalla muy igualada, pero finalmente Cú Chulainn consiguió ganar ventaja engañándola y haciéndole creer que sus mas preciadas posesiones (sus caballos y su carro) habían caído a un precipicio. Como Cuchulainn había sido educado para ser un noble guerrero le perdonó la vida con la condición de que dejase a un lado su rivalidad con su hermana. Tras esto, Aife y Cú Chulainn fueron amantes el resto del tiempo que duró su estancia en Alba, y antes de despedirse de ella para volver a Ulster, Cuchulainn le entregó un anillo de oro para que, en caso de que estuviera embarazada, se lo diera a su hijo y se lo enviase cuando fuese lo suficientemente mayor, y resultó que acabó dando a luz a un varón al que llamó Conla.

Cuando volvió a Ulster habiendo finalizado su entrenamiento se presentó ante Forgall de nuevo para pedirle la mano de Emer, pero él seguía oponiéndose a su matrimonio y se la volvió a negar. Como le habían faltado a su palabra, Cuchulainn decidió vengarse y atacó la fortaleza de Forgall, que terminó con la muerte de 24 de sus hombres y el rapto de su hija Emer y del tesoro de Forgal, quien tras esto se suicidó.

La batalla a muerte con Connla, su propio hijo

Cuchulain pelea a muerte
Cú Chulainn pelea con su propio hijo a muerte.

Muchos años más tarde, un joven llego al reino de Ulster en un lujoso barco de bronce, y el rey Conchobar pensó que alguien capaz de permitirse un barco tan caro tan solo podía traer problemas, por lo que envió un mensajero para comunicarle que debía volver a su tierra de origen. Sin embargo, el joven, ofendido, mato al mensajero y se enfrentó a todos los guerreros que envió el rey a luchar contra él, ganando en todas las ocasiones. Finalmente, Conchobar decidió mandar a Cuchulainn para que se hiciese cargo de ese joven que se negaba a identificarse y, tras una dura batalla, el joven extranjero yació en el suelo moribundo. Fue entonces cuando Cú Chulainn se fijó en que en su dedo llevaba el anillo de oro que le había regalado a Aifa antes de despedirse de ella, y enormemente apenado cogió a su hijo Connla con sus brazos y lo llevó ante el rey que le había ordenado matarlo diciendo: “Aquí está mi hijo”. Como muestra de arrepentimiento, todos los guerreros de Ulster que se encontraban allí pasaron uno a uno frente a Connla, que se despidió de todos ellos y, finalmente, de su padre antes de morir.

La batalla de los bueyes de Cualinge

Desde muy joven se le han adjudicado impresionantes hazañas y ha sido comparado con el héroe indoeuropeo Batraz, pues el vigor guerrero de ambos era imposible de calmar. A los 17 años defendió él solo a Ulster contra el ejército de Connacht en la Batalla de los bueyes de Cualinge (Táin Bó Cúalinge).

En esta batalla, Maeb, la reina de Connacht, decidió invadir Ulster para robar al toro semental Donn Cúailnge, y como Cú Chulainn, en lugar de estar cumpliendo su deber haciendo guardia en la frontera, estaba con una mujer, esto le resultó muy fácil. Así, inutilizaron a todos los guerreros de Ulster con hechizos y el único que quedó disponible para proteger el reino fue el apuesto guerrero Cuchulainn, quien libró un combate tras otro durante meses para impedir que el ejército de Maeb avanzase.

Un día, antes de uno de estos combates, una bellísima mujer se le acercó, le contó que es la hija de un rey y le ofreció su amor, pero Cú Chulainn la rechazó. Para su desgracia, esta hermosa mujer era la diosa Morrigan que había adoptado la forma de joven doncella y se sintió enormemente ofendida, por lo que trató de vengarse adoptando la forma de varios animales mientras el guerrero luchaba en su siguiente combate: adoptó la forma de una anguila, haciéndole caer en el arroyo, pero este le rompió las costillas al pisarla; adoptó la forma de lobo para ahuyentar al ganado en una estampida contra el luchador, pero este le lanzó una piedra que le sacó un ojo; finalmente, adoptó la forma de una vaca a la cabeza de la estampida, pero Cuchulainn le rompió la pierna.

Cuando consigue derrotar a su contrincante, la diosa Morrigan adopta la forma de anciana ordeñando una vaca, exhibiendo todas las magulladuras que el campeón le había provocado. Le ofreció leche tres veces, una por cada una de sus magulladuras, y por cada una de las veces que Cuchulainn bebió, la bendecía, curándole las heridas.

Sangrienta batalla medieval
El valeroso guerrero Cuchulain era capaz de enfrentarse a todo un ejército él solo y salir victorioso de la batalla.

Tras un duro combate en el que fue gravemente herido, se le apareció Lugh, quien le confesó que era su padre y le curó las heridas. Tras despertar se encuentra con que el ejército ha avanzado y matado a todas sus tropas, lo que le da semejante rabia que de repente cambia su atractiva apariencia en la de un ser deforme y enorme que acaba matando a cientos de sus enemigos en una carnicería, amontonando sus inertes cuerpos uno sobre el otro dejado a su paso muros de cadáveres. Cuando su padre adoptivo, Fergus mac Roy (que había sido exiliado de Ulster y ahora peleaba en la corte de Maeb), es enviado para pelear con su hijo, Cuchulainn se rinde a cambio de que Fergus prometiese devolverle el favor la próxima vez que se encontrasen en batalla. Sin embargo, no tiene tanta suerte cuando le toca enfrentarse a su hermano adoptivo Ferdiad, que era también su mejor amigo, pues para salvarse tuvo que matarlo y cargar con su muerte el resto de sus días.

En la batalla final los hombres de Ulster se revelaron en masa contra el ejército de Maeb y Cuchulainn permaneció en la retaguardia para recuperarse las heridas hasta que llegase el momento adecuado. Cuando de nuevo Fergus acaba viéndose las caras con su hijo, este cumple su parte del trato y se retira junto a todo su ejército del campo de batalla, abandonando a Maeb a su suerte. Cuenta la leyenda que en este momento de temor en el que se ve abandonada, a ella le viene la regla y Cuchulainn se burla de ella y aprovecha el momento para dejarla a su merced, pero como no cree que sea correcto matar a mujeres, le termina perdonando la vida.

La muerte de Cuchulainn

Un día a Cú Chulainn no le quedó más remedio que romper un juramento inquebrantable que recaía sobre él. Este incluía la condición de que nunca podría comer carne de perro, pero cuando una anciana le ofreció un plato de comida con carne de este no pudo rechazarlo debido a que en Irlanda existía la creencia de que era muy inapropiado despreciar la hospitalidad de otros. De esta forma, su espíritu quedó enormemente desfavorecido para la batalla que estaba a punto de acontecerle.

Maeb llevaba tiempo conspirando con Lugaid contra Cuchulainn y se dedicaron a reunir a todos los hijos de las personas a quienes había matado el guerrero en sus gestas para enfrentarse a él. Así, Lugaid ordenó fabricar tres lanzas mágicas y le profetizaron que con cada una de ellas un rey caería. Con la primera de ellas consiguió matar a Láeg, el auriga de Cuchulain y rey de los aurigas; con la segunda mató a su caballo, Liath Macha, el rey de los caballos; con la tercera consiguió herir mortalmente a Cúchulainn. Sin embargo, antes de morir este se levantó y se ató a una piedra para conseguir mantenerse en pie (esta piedra se identifica con una ubicada en Knockbridge, en el Condado de Louth). A pesar de estar malherido y moribundo, Lugaid le tenía tanto miedo a Cuchulainn sin sus lanzas mágicas que no se atrevió a acercarse hasta que un cuervo se apoyó sobre su cuerpo y comenzó a beber de su sangre, lo que sucede solo cuando el enemigo ha muerto. Entonces, Lugaid se acercó con rabia al cadáver del famoso héroe y le cortó la cabeza con su espada, pero al hacerlo, la espada que portaba Cúchulain cayó de su mano y acabó cortando la de Lugaid, dejándolo manco.

Cuervo muerte Cú Chulainn
Cuando un cuervo se posa sobre el cuerpo del enemigo y se alimenta de su sangre y entrañas es una señal de que la diosa de la guerra Morrigan está alimentándose de los perdedores.

Conall Cernach juró que si Cú Chulainn acababa muriendo antes que él vengaría su muerte costase lo que costase antes de que se pusiese el sol y, por eso, cuando se entera de que Cú Chulainn ha fallecido a manos de Lugaid decide perseguirlo. Cuando lo encuentra y ve que su contrincante está manco, decide pelear con él con una mano agarrada a su cinturón para convertirlo en una batalla justa y pelear con honor. Finalmente logra vengar la muerte del guerrero y le arranca la cabeza para llevársela de vuelta a Tara, donde la hermana de Cuchulain vive y le muestra la cabeza del asesino de su hermano, lo que le produce semejante dolor que acaba muriendo en una agonía.

8 comentarios en “Cú Chulainn, el héroe celta”

  1. Just want to say your article is as astounding. The clearness in your submit is just great and that i could suppose you are an expert in this subject. Fine along with your permission allow me to grasp your RSS feed to stay updated with approaching post. Thank you one million and please carry on the enjoyable work.| а

    Responder
  2. I simply desired to appreciate you once more. I am not sure the things that I could possibly have taken care of without the type of ideas documented by you about such problem. This was a hard situation in my position, however , being able to view this well-written mode you resolved that forced me to jump for delight. I am just happy for your support and then trust you really know what a powerful job you are always doing training men and women all through a site. I know that you haven’t met any of us.

    Responder
    • Hi! I’m enchanted of you enjoying this site. I must confess that I don’t update it very frequently, but I like to add some new posts at least every month. Hopefully you’ll keep finding the website enjoyable for a long time!

      Responder

Deja un comentario